Ya estamos en casa...

E-mail Imprimir PDF

Y ya estamos en casa... tras catorce a√Īos, 5287 d√≠as de espera, tristeza, p√©rdida de seres queridos, hermanos que ya no est√°n con nosotros, hemos vuelto a la que es y seguir√° siendo NUESTRA CASA. Porque Santa Catalina es nuestra casa, nuestro hogar desde hace m√°s de 400 a√Īos. La Exaltaci√≥n jam√°s ha abandonado sus muros, ni ha perdido su sangre morada y blanca de Santa Catalina. 

Tras muchas reuniones, se estableci√≥ el 24 de noviembre como fecha elegida para que el Stmo. Cristo de la Exaltaci√≥n y su Bendita Madre de las L√°grimas, acompa√Īados de todos sus hijos, cruzaran el dintel de su hogar. Y aunque San Pedro nos diera alg√ļn que otro susto durante la tarde, finalmente se pudo conseguir el objetivo marcado en rojo.

Rondaban las cinco de la tarde del d√≠a indicado. Hermanos y hermanas con ropa oscura y medalla al cuello iban acerc√°ndose a la plaza de San Rom√°n. Santa Luc√≠a que nos preced√≠a en nuestro regreso decid√≠a esperar un poco a causa de una d√©bil llovizna que apareci√≥ de manera inesperada. Aun as√≠, aquellos "exaltados" que iban llegando, ni las peque√Īas gotas les hac√≠an perder la sonrisa de la cara en este d√≠a. Finalmente Santa Luc√≠a pon√≠a su cofrad√≠a en la calle y los nuestros comenzaban a entrar en el templo de San Rom√°n.

Saludos, abrazos, palabras de alegr√≠a de unos a otros porque por fin el d√≠a hab√≠a llegado. "¬ŅY el tiempo c√≥mo est√°?" Era la pregunta m√°s repetida. Eso a los m√°s peque√Īos no les importaba, ellos ya quer√≠an volver a su "casa nueva", a nuestra casa de siempre, de la que sus mayores tanto hablan y en la que en ellos tanto inter√©s despierta. La Coral, los m√ļsicos de Arahal y la Escolan√≠a ensayaban repartidos por la iglesia, mientras que ya no cab√≠a un alfiler. La hora esperada lleg√≥ y con ella el primer susto de la tarde: por megafon√≠a se avisaba a los hermanos, los cuales ya estaban formados para salir, que por una fuerte lluvia moment√°nea, se esperar√≠a el tiempo que se considerara hasta que la situaci√≥n fuera m√°s favorable para salir. Nerviosismo entre todos, pero sin perder la ilusi√≥n. Pasados unos largos minutos, volvi√≥ a sonar la megafon√≠a: "Hermanos, salimos a la calle. Mantendremos el recorrido establecido". La Cruz de Gu√≠a pasionista se coloc√≥ henchida en la puerta, se abrieron los portones verdes de San Rom√°n.

18.35 de la tarde, aplausos en la Plaza de San Rom√°n y comienza a salir el cortejo de manera agilizada. Los primeros que salen son los m√°s peque√Īos, aquellos que ser√≠an los primeros en pisar Santa Catalina. La Coral de San Felipe Neri enton√≥ sus cantos. Los costaleros del Se√Īor se colocaron para levantar sus andas, amablemente cedidas por la Hermandad del Museo. Cristo Exaltado encar√≥ la puerta y sali√≥, recibido por una multitud en silencio y devoci√≥n, rezando por los que no est√°n y por aquellos que m√°s lo necesitan. En ese momento el tr√≠o de capilla de la Banda Municipal de Arahal, interpret√≥ al Stmo. Cristo. una nueva composici√≥n que ha regalado Luis Manuel Catal√°n a Ntra. Sra. de las L√°grimas. El Se√Īor se adentr√≥ en los callejones de su barrio. 

Comienzan a salir los tramos de la Stma. Virgen. Ning√ļn hermano se ha querido perder el regreso, hasta los m√°s mayores, algunos en silla de ruedas han querido ser la luz que acompa√Īe a sus Titulares. El templo comienza a quedarse vac√≠o y los costaleros de la Virgen levantan sus andas por aquellos que "ya no est√°n aqu√≠ con nosotros". Nuestra Madre se coloc√≥ frente a la puerta del lugar que la ha acogido durante catorce a√Īos. Tras Ella, solo qued√≥ el silencio y el vac√≠o. Salen las andas que la cobijan, cedidas por la Hermandad de la Esperanza de Triana. Sobre el silencio de una plaza abarrotada, suenan los cantos de la Escolan√≠a Salesiana de Mar√≠a Auxiliadora y las palabras de aquellos que la contemplaban en primera fila: "¬°Qu√© guapa est√°!". Luc√≠a la Stma. Virgen el manto de la Esperanza de Triana y la toca de Pino Montano, adem√°s de un tocado regalo de la Juventud y de la familia L√≥pez Camacho.

La Cruz de Gu√≠a se encontraba ya cerca de Santa Catalina. El Cristo de la Exaltaci√≥n a mitad de Do√Īa Mar√≠a Coronel. En las calles no cab√≠a nadie m√°s; el p√ļblico arropando a su querida "Hermandad de los Caballos". En la oscuridad de algunas calles, el Stmo. Cristo de la Exaltaci√≥n destacaba por encima de todas las cabezas con la ideal altura que tiene las andas. Adem√°s, las nuevas potencias de plata de ley regaladas por la familia L√≥pez Camacho y la restauraci√≥n de los remates de la cruz m√°s antiguos, tambi√©n en plata de ley, hicieron que fuera el faro que gu√≠a a todos los hermanos que ven√≠an detr√°s, acompa√Īando a su Madre de las L√°grimas. 

Cuando la Virgen estaba casi al final de Pe√Īuelas, la cofrad√≠a sufre un peque√Īo par√≥n. La Cruz de Gu√≠a hab√≠a llegado a su casa, se planta delante del port√≥n por donde cada Jueves Santo salen cientos de nazarenos de morado y blanco. El fiscal de Cruz de Gu√≠a se acerc√≥ a la madera, llamando fervientemente y diciendo: "La Hermandad de la Exaltaci√≥n, que vuelve a su casa". Se abrieron de par en par las puertas, el cortejo ech√≥ a andar y un mar de personas que llegaban hasta la plaza de los Terceros y hasta la avenida, aplaudieron de manera triunfal. La emoci√≥n era incalculable. 

Tanto la Virgen como el Se√Īor sigueron avanzando; el Cristo acababa de pasar por nuestra Sede Social y lo recibi√≥ una fachada engalanada por la Hermandad de Redenci√≥n, con sendos reposteros, cuadros de Nuestras Im√°genes y banderolas. Cruz√≥ el Se√Īor una colgadura realizada por nuestra juventud que reza: "Cruz, vida y consuelo". La Se√Īora por mitad de Do√Īa Mar√≠a Coronel; hermanos que ya han visto la entrada de la cofrad√≠a no pueden evitar las l√°grimas en sus rostros y la alegr√≠a en sus palabras. 

Las andas del Sant√≠simo Cristo cruzaron la estrechez de Gerona, le esperaban m√°s colgaduras y reposteros que han adornado casi todo el camino. Se encamin√≥ hacia la puerta de su Iglesia. El capataz mand√≥ a llamar a sus costaleros que fueran poco a poco revirando con √Čl para ponerlo de cara al pueblo. Cientos de flashes y m√≥viles inmortalizaron el momento; los balcones de la zona estaban a rebosar. El Cristo ya estaba preparado y sus costaleros caminaron hacia atr√°s. Otro aplauso que se oy√≥ hasta en la distancia; el Se√Īor de Santa Catalina estaba de nuevo en su hogar. 

La Virgen de las L√°grimas pas√≥ por delante de nuestra Sede, donde tambi√©n estaba adornado un balc√≥n con una colgadura en la que pon√≠a "Exaltaci√≥n y L√°grimas". Tras continuar, en el edificio que hab√≠a decorado Redenci√≥n, la recibi√≥ una petal√° de rosas al mismo tiempo que la Escolan√≠a entonaba el "Aleluya". Todo el mundo estaba maravillado. Las andas casi no pod√≠an continuar por la cantidad de gente que nos acompa√Īaba. Tras su manto, un reguero de personas iba haciendo el camino con Ella. 

Lleg√≥ tambi√©n a la estrechez de Gerona y todo el mundo quer√≠a hacer una fotograf√≠a con una colgadura que adornaba un balc√≥n de al lado de la Iglesia: "La Alegr√≠a de Santa Catalina"; y as√≠ el p√ļblico murmuraba que la alegr√≠a de Santa Catalina volv√≠a a casa. Las andas llegaban a la plazuela de la puerta de nuestro templo y casi no pod√≠an girar sobre si mismos los costaleros de la cantidad de p√ļblico que se agolpaba a esas horas. Cuando ya consiguieron su prop√≥sito de ponerla de cara al pueblo y reposar las andas sobre el suelo, los m√≥viles y c√°maras de nuevo se levantaron para inmortalizar el momento. "Un acontecimiento √ļnico", dec√≠a una se√Īora que miraba con ojos vidriosos a la Virgen.

Se levantaron de nuevo las andas y comenz√≥ a caminar hacia atr√°s. Traspasaron el primer arco y un aplauso atronador anunci√≥ que la Reina y Madre de Santa Catalina ha regresado tras catorce a√Īos. Entraron los √ļltimos miembros del cortejo, mientras se sucedieron los aplausos en exterior y en el interior. "Ya estamos en casa, ya estamos en casa", era la √ļnica frase que se o√≠a dentro del templo entre abrazos y l√°grimas. Tras el rezo por nuestros hermanos difuntos, finaliz√≥ el traslado de regreso a Santa Catalina. Ya no llorar√° m√°s nuestra Madre por estar lejos de su templo. Felicidades hermanos. 

As√≠ pues, queremos dar gracias por un sue√Īo hecho realidad.

Gracias al Arzobispado, a nuestro Arzobispo D. Juan Jos√© Asenjo, a la Parroquia de San Rom√°n y Santa Catalina, a nuestro P√°rroco y Director Espiritual D. Francisco Jos√© Blanc Cast√°n y a nuestro anterior P√°rroco D. Manuel Cotrino, por haber mostrado el inter√©s suficiente y por haber luchado por la reapertura de nuestro hermoso templo, que es Santa Catalina. 

Gracias a los servicios de emergencias de Sevilla y al CECOP, por su facilidades y ayudas en nuestro traslado a Santa Catalina. 

Gracias a todos aquellos que han puesto su m√ļsica para una jornada festiva y de alegr√≠a para todos nosotros. Agradecemos as√≠ a la Coral Polif√≥nica de San Felipe Neri, a la Escolan√≠a Salesiana de Mar√≠a Auxiliadora y a la Banda de M√ļsica Municipal de Arahal. Queremos hacer menci√≥n especial a la Banda Municipal de Arahal que nos acompa√Īa cada Jueves Santo y a Luis Manuel Catal√°n, que nos ha compuesto y dedicado una pieza musical para tr√≠o de capilla dedicada a Ntra. Sra. de las L√°grimas y a la Hermandad de la Exaltaci√≥n, que tiene por t√≠tulo "L√°grimas de Madre", la cual fue estrenada durante la salida del Stmo. Cristo en San Rom√°n y a su entrada en Santa Catalina. 

Gracias a todas las hermandades e instituciones que nos han felicitado y que se congratulan por nuestro regreso a Santa Catalina. En especial queremos agradecer a la Hermandad de la Sagrada Cena, por habernos acogido durante estos catorce a√Īos en su templo de los Terceros para realizar nuestra Estaci√≥n de Penitencia y por habernos acompa√Īado en el d√≠a de ayer. Tambi√©n a la Hermandad de los Gitanos por todas sus atenciones para con nosotros en estos a√Īos de exilio. Y a nuestra Hermandad de la Redenci√≥n por habernos apoyado en este largo anhelo, por habernos acompa√Īado en este hermoso traslado y por haber contribuido con una elegante decoraci√≥n en el discurrir de Nuestros Sagrados Titulares por calle Gerona. Agradecemos a todas aquellas hermandades que en este tiempo nos han ayudado de alguna u otra manera. Gracias tambi√©n a la Hermandad de la Esperanza de Triana, a la Hermandad de Pino Montano y a la Hermandad del Museo por la cesi√≥n de sus enseres para engrandecer este acto de regreso a Santa Catalina.

Gracias a todos los vecinos del barrio de Santa Catalina, por alegrarse de nuestra vuelta, por hacernos sentir que siempre hemos estado ah√≠, por ir a vernos cada Jueves Santo, por estar con SU HERMANDAD. Agradecemos su completa entrega y disposici√≥n cuando desde la hermandad se pidi√≥ que decoraran las calles de nuestro recorrido de regreso, abri√©ndonos sus casas a los j√≥venes de la corporaci√≥n y aportando lo que cada uno buenamente ten√≠a. Tambi√©n  agradecemos al Ayuntamiento de Sevilla y a los vecinos del Cerro por cedernos sus reposteros y colgaduras para tal ocasi√≥n tan especial para Santa Catalina.

Gracias a la priost√≠a de esta Hermandad por su incansable trabajo durante estos meses, siempre disponiendo a Nuestros Amant√≠simos Titulares de la mejor manera posible. Gracias a la mayordom√≠a, secretar√≠a, diputaci√≥n mayor de gobierno y a todos los departamentos y colectivos de la Hermandad por todo el trabajo realizado. Gracias a nuestra JUVENTUD por haber vivido el regreso a nuestra casa de una manera tan especial, cuando casi todos ellos no conoc√≠an o recordaban sus paredes. Su trabajo ayudando en las diferentes √°reas de la cofrad√≠a y preparando la decoraci√≥n de las calles ha sido esencial. Es importante mantener viva esta llama de esperanza, porque los j√≥venes no son solo el futuro de la Hermandad, son el presente. 

Gracias a todos aquellos que hab√©is hecho vuestra la raz√≥n de nuestra felicidad y hab√©is acompa√Īado a Nuestros Titulares, llenando las calles del barrio de Santa Catalina cuando hasta la lluvia quiso hacer acto de presencia para contemplar nuestro regreso. Y no solo aquellos que estabais de manera presencial, tambi√©n gracias a todos los que nos acompa√Īasteis en la distancia mediante las redes sociales, haci√©ndonos Trending Topic a nivel nacional en Twitter. 

Gracias, por √ļltimo y no menos importante, a todos nuestros hermanos que en el d√≠a de ayer formaron parte del cortejo y mantuvieron la compostura en todo momento. A pesar de las inclemencias meteorol√≥gicas, a pesar del poco tiempo que pusieron permanecer en Santa Catalina debido a las labores de limpieza, montaje, etc., que se deb√≠an realizar tras nuestra llegada y a pesar de toda la emoci√≥n del momento, queremos agradecer su demostraci√≥n de fe, devoci√≥n y uni√≥n por Nuestro Titulares, Nuestra Hermandad y nuestra casa de Santa Catalina.

Ahora y siempre seremos de Santa Catalina. 

Última actualización el Domingo, 25 de Noviembre de 2018 19:51

Donde Estamos

C/ Muro de los Navarros n¬ļ 51
Tlf: 954 21 23 69
Horario: Martes y Jueves de 20.00 h a 21.30 h (Mayordomía)

Martes de 20.00 h a 21.30 h (Obras Asistenciales)

Martes y Jueves de 20.00 h a 21.00 h (Secretaría)

secretaria@laexaltacion.org

mayordomia@laexaltacion.org

Acceso Web

Si tienes eMail con la exaltación: Acesos Web Mail.

Para acceder al Panel de Control: Panel control.

Acceso usuarios

You are here Home